{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

La lucha fratricida que por el poder político libran priistas, perredistas y últimamente los morenistas, al interior del PRI, PRD y MORENA, muestra una vez más el gen político suicida que portan los principales protagonistas de la vida pública de Tabasco.

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Patología suicida en PRI, PRD y MORENA

MANIFIESTO

Viernes, 27 de Octubre de 2017

La lucha fratricida que por el poder político libran priistas, perredistas y últimamente los morenistas, al interior del PRI, PRD y MORENA, muestra una vez más el gen político suicida que portan los principales protagonistas de la vida pública de Tabasco.

 

De otra manera no se entendería la confrontación que libran en el PRI, los simpatizantes de Georgina Trujillo Zentella en contra de los seguidores de Benito Neme Sastré, y la animadversión de Ady García López en contra de Gina, así como la incapacidad de la clase política priista para construir la unidad partidista, ante la oportunidad que tienen de recuperar el poder, por el “choque de trenes” que habrá entre PRD y MORENA en los comicios del 2018.

 

En el PRD, cómo explicar la imprudencia del dirigente de Nueva Izquierda, Agustín Silva Vidal, de remover a Candelario Pérez Alvarado como dirigente estatal del PRD sin acuerdos, y la osadía del líder de ADN, Juan Manuel Fócil Pérez, de retar políticamente al gobernador Arturo Núñez Jiménez, que es su jefe político.

 

Fócil ha estado siempre bajo el “sospechosismo”. Ante el llamado de unidad partidista que le hace Fócil, Núñez tiene la oportunidad de depurar al PRD, con solo cerrar las “llaves de financiamiento” al sol azteca, previo acuerdo con sus adversarios.

 

En MORENA, inexplicable que Evaristo Hernández Cruz fomente el divisionismo con Diana Calzada Sánchez, para menoscabar la candidatura de Adán Augusto López Hernández a gobernador, cuando no es bien visto por los morenistas y es el político que más negativos tiene en la competencia electoral. ¿Será cierto que es el “caballo de troya”?

 

Diana a igual que José Eduardo Beltrán Hernández participó en el proceso de selección de candidatos al Senado de la República con las mismas reglas que estableció el Consejo Político Nacional de MORENA, y sorprendió que se anotara cuando desde hace más de un lustro ha caminado el Distrito 10 local, en donde perdió por mil votos ante Juan Manuel Fócil Pérez en los comicios de 2015, por lo que la perspectivas electoral en 2018 es que ganara con facilidad esa diputación local, al no tener en puerta un fuerte competidor.

 

Sin embargo, Diana sigue los pasos de Chelalo, quien perdió la nominación ante Javier May Rodríguez, quien había declinado en un principio sus aspiraciones al Senado, al generar “ruido” y “golpeteo” al interior de MORENA, con el fin de generar divisionismo, cuando debieran fortalecer la unidad partidista para ser gobierno en 2019.

 

En este marco político, solo el dirigente del PVEM, Federico Madrazo Rojas, tiene claro el panorama político local. Sus estudios demoscópicos arrojan que no habrá voto cruzado en los comicios de 2018. MORENA se beneficiaría con esa intención del voto. Por eso el PVEM construye una estructura electoral que lo afiance políticamente en Tabasco.

 

Este es el escenario electoral de mezquindad política que prevalece, donde el bienestar de los tabasqueños no es prioridad electoral.