{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

La pregunta que se hacen hoy pinosuaristas y perredistas, es de qué lado está Agustín Silva, debido a que por su insensibilidad política y soberbia, está a punto de resquebrajar la unidad del PRD, en su ambición por quedarse con el PRD. ¿Con qué fin?

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Ruta del PRD: diálogo y conciliación

MANIFIESTO

Lunes, 30 de Octubre de 2017

Nunca destacó como buen servidor público, por lo que nunca podrá ser un buen operador político. Desde los tiempos en que trabajó para lo que fue la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO), el actual secretario de Comunicaciones y Transportes, Agustín Silva Vidal, ha estado bajo el “sospechosismo”.

 

Agustín siempre abusó de la buena fe de su amigo Arturo Núñez Jiménez, a quien emproblemó con las tribus del PRD durante el proceso electoral 2012, por lo que el hoy gobernador habilitó como operador político al pinosuarista Carlos Arturo Calzada Peláez, para que aterciopelara la participación de los perredistas, sobre todo de los alcaldes, que amenazaban con una rebelión.

 

La pregunta que se hacen hoy pinosuaristas y perredistas, es de qué lado está Agustín Silva, debido a que por su insensibilidad política y soberbia, está a punto de resquebrajar la unidad del PRD, en su ambición por quedarse con el PRD. ¿Con qué fin?

 

Desde que fue Senador del PRD, primero; candidato a gobernador, después, y como gobernador, Núñez ha sido respetuoso de la vida interna del PRD. Hay que recordar que en 2009, no impuso el peso político que le dio el PRD nacional para resolver el affaire político Humberto de los Santos-Fernando Mayans, por la alcaldía de Centro.

 

Hoy Núñez respeta al PRD y a los perredistas. Esto lo tiene que ponderar el diputado Juan Manuel Fócil Pérez, quien ha visto que ninguno de sus ex alcaldes es perseguido penal y políticamente, antes de embarcarse en una alianza política con los adversarios de Núñez.  

 

Núñez ha enmendado la plana política a algunos de sus colaboradores, que creen que con el “garrote” conciliarán con los adversarios. Recientemente, Núñez llamó a un empresario a tomarse un café en la Quinta Grijalva para hacerle saber que su gobierno no tiene querella alguna en contra de él, a pesar de que uno de sus colaboradores así lo había hecho sentir públicamente.

 

En el PRD debe imperar los tiempos de diálogo, reflexión y conciliación. Hoy los perredistas lo tienen todo. El primero de julio de 2018 podrían no tener nada.