{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Precandidatos iniciaron sus precampañas; con retraso de dos semanas

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Las diferencias entre Adán, Gina y Gerardo

MANIFIESTO

Lunes, 8 de Enero de 2018

Las diferencias del inicio de las precampañas entre MORENA, PRD y PRI, son muy significativas entre ellos y muestra desde ahora que solo una tragedia o el exceso de confianza puede arrebatarle al partido de Andrés Manuel López Obrador el triunfo en las elecciones del primero de julio.

Las diferencias son que los precandidatos del PRD, Gerardo Gaudiano Rovirosa, y del PRI, Georgina Trujillo Zentella, iniciaron este domingo sus respectivas precampañas entre las militancias de sus respectivos partidos, con problemas de simulación, división, confrontación, defección y deslealtad internas, con retraso de dos semanas al inicio de la precampaña a la gubernatura de Adán Augusto López Hernández con MORENA.

Mientras Adán Augusto fue arropado por el liderazgo social del precandidato presidencial de MORENA el pasado 24 de diciembre en San Carlos, Macuspana; Gaudiano inició su precampaña con un evento modesto en Jalpa de Méndez, arropado por el alcalde Javier Cabrera Sandoval, acusado por su pueblo de actos deshonestos.

Entre tanto, Gina Trujillo revivió los viejos escenarios del PRI. Inició su precampaña en la tierra de su “tío abuelo José María Pino Suárez”, acompañada por la burocracia priista, por los mismos de siempre que no permiten resurja otra clase priista que dignifique la política tabasqueña, con un discurso político incongruente que habla de inclusión y de lealtad, pero que en los hechos el dirigente priista Gustavo de la Torre Zurita, hace lo contrario, lo que provoca la deserción de cuadros valiosos.

Lo rescatable del discurso de Gina, es el llamado que hace a los partidos y a sus candidatos “a tener un pacto de civilidad, Tabasco lo merece”.

Es necesario que los dirigentes de los partidos se sienten cuanto antes a acordar el desarrollo de campañas de civilidad, porque hay gente interesada en empezar a ensuciar el proceso electoral, con “guerra sucia” y campañas de desinformación.

Y es que alguien quiere superar a sus antecesores, pero le falta aliados inteligentes.