{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

1. Gerardo Gaudiano Rovirosa 2. Jaime Mier y Terán Suárez 3. Mario Aburto Martínez

Carta Abierta | Jorge Nuñez

Violencia en las campañas

CARTA ABIERTA

Lunes, 30 de Abril de 2018

Los adversarios políticos de Gerardo Gaudiano Rovirosa han hecho circular profusamente un video en las redes sociales. Allí se aprecia el incidente creado por un vecino de la calle Alcides Castro, allá por los rumbos de la carretera Villahermosa-La Isla.

En esa breve escena se observa la violencia verbal del habitante contra el candidato a gobernador de la coalición Por Tabasco al Frente.

Ante el reclamo de obras inconclusas, Gerardo guarda la compostura. Responde con ecuanimidad que pronto se harán las obras de drenaje y pavimentación porque el proyecto está en licitación. Y que toca al Ayuntamiento, del que fue alcalde, darle seguimiento.

Los inconformes guardan la cordura, a excepción de un hombre en particular, que incluso amaga con agredir físicamente al candidato.

Como cabría esperarse, el caso ha sido manipulado por los opositores como una muestra del rechazo de los ciudadanos hacia el perredista.

El asunto es que los detractores de GG juegan con fuego en un tema tan delicado como es el de la violencia.

Lo sucedido en esa zona del municipio de Centro enciende un foco de alarma en relación a la seguridad de todos los candidatos en Tabasco.

La agresión de este vecino, que pierde los estribos, debe generar una profunda reflexión en cuanto a lo peligroso de exaltar la violencia.

En ese afán de quitarle puntos a Gaudiano, los opositores parecen olvidar que la inseguridad es la más fuerte preocupación de los tabasqueños.

Celebrar las agresiones es irresponsable en tiempos en que los asesinatos de candidatos se han vuelto, por desgracia, cosa común en otras entidades del país.

Gerardo, al igual que el candidato de Morena, Adán Augusto López Hernández, ha rechazado la seguridad ofrecida por las autoridades. Porque se sabe seguro caminando entre su gente.

El caso es que ya hubo otro incidente similar. Curiosamente contra otro candidato de la misma coalición Por Tabasco al Frente: Jaime Mier y Terán Suárez, aspirante a la presidencia municipal de Centro.

Esa vez se culpó de lo acontecido a los simpatizantes del exlíder del Sindicato del Colegio de Bachilleres de Tabasco, José Ramón Díaz Uribe, que busca venganza contra quien limpió al Cobatab de toda la corrupción imperante.

Jaime, al igual que ahora lo hizo Gerardo, evitó caer en la trampa de sus adversarios políticos.

Rehusó la confrontación, sacó la “bandera la paz” y se retiró de lo que era una visita casa por casa en una de las colonias de la capital tabasqueña.

Los mexicanos ya vivieron un episodio sangriento con el asesinato de Luís Donaldo Colosio a manos de Mario Aburto Martínez. Y desde entonces se han multiplicado en el país los crímenes contra candidatos de diferentes partidos.

Celebrar la violencia contra Gerardo y Jaime –aunque bien pudo tratarse de Adán, Óscar, Ady, Gina o Alí–, es una muy equivocada estrategia electoral. Más en estos tiempos en que la elevada criminalidad permea en las calles y los hogares tabasqueños.