{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

La violencia avanza sin freno en Tabasco, hasta la fecha Cárdenas ha sido unos de los municipios más golpeados por la delincuencia, los ciudadanos están cansados de la situación en la que se encuentra la entidad.

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Impidan que siembren el miedo

MANFIESTO

Lunes, 7 de Mayo de 2018

Condenable todos los actos de violencia que se registran en la entidad, en el país, porque nos destruye como sociedad al sembrar miedo, odio, resentimiento, frustración, desesperanza, incivilidad e inseguridad en la vida personal, familiar y social.

El atentado que sufriera la madrugada de este domingo la familia Fuentes-Torruco en Cárdenas no debe quedar impune. El gobierno del estado está obligado a presentar ante la justicia a los autores intelectuales y materiales del asesinato de Manuel Fuentes Torruco, hijo de Eduardo Fuentes Naranjo, suplente del exalcalde Rafael Acosta León.

Las autoridades también deben de investigar las provocaciones de las que fue objeto el candidato a gobernador del Frente por Tabasco, Gerardo Gaudiano Rovirosa, en tres eventos públicos para evitar “sospechosismos”.

Los tabasqueños no debemos permitir, tolerar, encubrir ni ser omisos con los hechos violentos que alteran la paz pública y la tranquilidad social de Tabasco. No dejemos que los enemigos de la sociedad, los grupos fácticos con intereses mezquinos nos roben la esperanza, que inhiban la oportunidad que tenemos de reconciliarnos a través del ejercicio del voto, que debemos ejercerlo sin miedo a represalias.

Se debe reprobar y condenar públicamente a los que inciten a cometer actos de violencia, como es el caso del periodista Ricardo Alemán que a través del Twitter llamó a asesinar al candidato presidencial de la coalición “Juntos haremos historia”, Andrés Manuel López Obrador, por tener las posibilidades de ser electo Presidente de México.

Tearfund, una agencia cristiana de ayuda humanitaria y desarrollo, al convocar a la reconciliación mundial, anota que “la Biblia muestra que la ruptura de las relaciones es la causa de la pobreza, la marginación y el conflicto. Vivimos en un mundo donde la rebelión contra Dios ha dado como resultado el egocentrismo que, a su vez, origina la exclusión, falta de confianza, codicia e injusticia. El propósito de Dios es la reconciliación y la comunidad”.