{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

1. Gerardo Gaudiano Rovirosa 2. Adán Augusto López Hernández 3. Oscar Cantón Zetina

Carta Abierta | Jorge Nuñez

También le echan montón

CARTA ABIERTA

Miércoles, 16 de Mayo de 2018

A Gerardo Gaudiano le ocurrió en el #DebateChoco lo que a Andrés Manuel López Obrador en el “cara a cara” presidencial: todos sus adversarios se le fueron encima.

A excepción del abanderado de Juntos Haremos Historia, Adán Augusto López Hernández, el resto de los candidatos le lanzaron al perredista un total de 16 ataques, según informó un diario local.

La andanada contra GG confirma lo que es ya un secreto a voces: en los “cuartos de guerra” de los partidos el candidato del Frente por Tabasco está muy encima de las puntuaciones que una encuestadora le ha venido dando en las últimas semanas y que lo sitúa muy por debajo de Adán.

Si no fuera así, ¿por qué Óscar Cantón, Jesús Alí, Georgina Trujillo y Manuel Paz se habrían tomado el tiempo de “patear a un muerto” político?

Al cuestionarlo como lo hicieron, GG se consolidó como el único competidor serio en la carrera parejera que mantiene con Adán.

El #DebateChoco vino a reiterar que la lucha por la Gubernatura es sólo entre dos. En algo paralelo a lo sucedido en el ámbito nacional con Andrés Manuel y Ricardo Anaya.

Gaudiano salió bien librado de los cuestionamientos de esa generación política del “50 y más”.

De paso, se afianzó como el “otro” candidato “obradorista”, teniendo en cuenta la formación política que siempre tuvo al lado del candidato presidencial de Morena.

Adán Augusto se comportó como se esperaba: sin buscar pleito con ninguno y tratando de mantener su posición en las encuestas.

Igualó casi a la perfección a Obrador: los gestos, la dicción, las pausas verbales, la forma de tomar con sus manos el atril. Le faltó sólo un poco para llegar a los niveles que en este mimetismo ha alcanzado el senador Fernando Mayans.

Adán llevó su mensaje de reconciliación al debate y cumplió su cometido. Fue el segundo abanderado más atacado, pero se abstuvo de usar sus derechos de réplica.

La priista Georgina Trujillo se mantuvo en lo suyo, sin salirse un ápice del guion, muy bien portada, pero con su gran falencia: la falta de sensibilidad para conectarse al alma del público.

La gran decepción fue el candidato del PVEM, Oscar Cantón Zetina. Miembro de la generación política tabasqueña del “65 y más” se echó en contra a su partido al mostrar de nuevo simpatía por Obrador.

Demostró que su “corazoncito” está con Morena y que sólo está utilizando al Verde como trampolín político. Oscar va a hundir aún más al PVEM.

Brutal error cometido por el dirigente estatal del partido, Federico Madrazo, al designarlo candidato. Hasta la chamba puede costarle al hijo de Roberto.

El independiente Jesús Alí le hizo al “Bronco”. Estuvo en su papel de ser el único sin la etiqueta de caminar como “candidato del gobernador”.

Manuel Paz, del PANAL, sólo estuvo ahí.  

Por cierto, que pésima y aburrida escenografía, propia de los años sesenta, en los inicios de la televisión mexicana. Vimos una TV de rancho y un debate aburrido.