{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

A partir del primer minuto de este jueves inició el tiempo de reflexión de los ciudadanos, y los candidatos tendrán que esperar las votaciones del domingo

Para Usted | Mario Gómez y González

La zona del silencio

PARA USTED

Jueves, 28 de Junio de 2018

Después de 75 días de intenso proselitismo político y de giras por el territorio tabasqueño, ayer fue el último día en la que los candidatos y sus partidos políticos, al igual que los abanderados independientes, hicieron campaña pidiendo el voto a la ciudadanía, de cara al domingo 1 de Julio, fecha impostergable de la elección en sus ámbitos federal y estatal. Así que a partir del primer minuto de este jueves inició el tiempo de reflexión de los ciudadanos, y los candidatos tendrán que esperar las votaciones del domingo. Estamos pues ya, en la zona del silencio.

Pero esta “zona del silencio” o veda electoral para los puritanos, persignados o quienes se escandalizan, no significa de ningún modo inmovilidad o parálisis; no significa que candidatos, partidos políticos o las tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal), guarden o velen sus armas; por el contrario, estamos en el tiempo del trabajo fino; del ajuste de las estrategias; de aceitar la maquinaria para el domingo; del “convencimiento”, no importando las formas o el modo; trabajando para el fraude o para el reviente. Así de claro y sencillo.

Ningún gobierno federal, estatal o municipal sabe que va a ganar “facilito”. Todos, absolutamente todos los gobiernos han sido descalificados por la sociedad. Todos están reprobados (el gobierno federal que renovará la presidencia de la república y el Congreso de la Unión; los gobiernos estatales que son 9 los que elegirán a su nuevo gobernador y muchos ayuntamientos municipales). Lo anterior no lo dice quien esto escribe; lo dice organizaciones no gubernamentales que cada tres meses vienen haciendo las evaluaciones respectivas.

Especialmente hay una ONG, denominada “Mexicanos Primero”, que puntualmente viene haciendo mediciones cada 90 días del gobierno federal y de los gobiernos estatales y municipales donde habrán elecciones este domingo primero de Julio y, ¿Qué creen?, la misma sociedad, el mismo pueblo, la misma ciudadanía se ha encargado de reprobar de manera contundente a estos tres órdenes de gobierno.

Un ejemplo; de los últimos cinco gobierno federales, éste que está por concluir con Enrique Peña Nieto, a la cabeza, ha sido el más reprobado de los últimos 5 presidentes de México; de 10 mexicanos, 7 lo reprueban y solo tres lo aprueban. El gobierno estatal con mayor calificación aprobatoria es el de Yucatán con una calificación de 6.7 (de panzazo o regular, si aplicamos la máxima escolar que 6.7, sube a 7).

Bajo este panorama, los tres ámbitos de gobierno donde habrán de renovarse sus poderes, están rotundamente reprobados: la gente va a votar en contra de ellos, por lo que como es lógico de imaginarse, estas instancias van a intentar el fraude o hacer que los resultados cambien y que puedan preservarse en el poder por un periodo más, ya que para ello cuentan con un elemento o herramienta importantísima: el dinero; los programas y las “artes” de la mapachería electoral en todo su esplendor, que en estas fechas demuestran que no están muertas, sino más vivas que nunca.

Conceptos y estrategias como la compra del voto; la compra o la alquila de las credenciales de elector, para que la gente no vaya a votar y así las estructuras puedan trabajar a gusto sacando a emitir sus sufragios a los incondicionales y/o debidamente pagados. Estos son tiempos pues, de aceitar la maquinaria y las estructuras; hacer las revisiones pertinentes con las listas y padrones electorales en la mano; voto comprobado, voto pagado.

Durante esta “primera evaluación”, insistimos, con las listas en la mano, los coordinadores electorales cobra unos 50 mil pesos; de ahí vienen los operadores, que son quienes se encargan de la “logística” el día de elección, cotizándose este “trabajo”, en sobres de 30 mil 25 mil y 20 mil pesos respectivamente; se aseguras en que de acuerdo a la zona, cada voto se paga hasta en 10 mil pesos. Claro, esto es en dos etapas; primero el 50 por ciento a pagarse el día de la votación a más tardar, mientras que el resto, el otro 50 por ciento del dinero, después del día de la elección. Todo comprobadito, claro está.

En esta zona del silencio, es cuando los gobiernos pueden actuar y se puede “sentir su mano”; como prueba de ello está lo sucedido recientemente en el puerto de Veracruz, donde el gobierno de Yunez, boicoteó el acto proselitista de Andrés Manuel López Obrador; el gobernador pues, hizo sentir su mano. Un miembro del equipo de Gerardo Gaudiano, candidato del PRD al gobierno estatal, me decía cuando le pregunté si podían ganar esta elección; su respuesta fue en estos términos: dependemos del gobernador; si él y las instituciones se “meten”, ni Adán, ni Gina, nos ganan, “y mira que ambos—Adán y Gina—han enseñado músculo, en sus cierres de campaña”.

Bienvenidos todos pues a la zona del silencio; es aquí donde aparecen las acciones más obscuras de los procesos electorales; donde hace acto de presencia la operación subterránea y se muestran las cañerías electorales del estado, Aclaramos, esto no es exclusivo del grupo, partido o clase en el poder; todos, absolutamente todos hacen “su trabajo”, porque se trata de ganar una elección, un proceso electoral donde quienes lo hacen y quienes participan, no son ángeles o hermanitos de la caridad, sino demonios y potestades que están en lo suyo con un objetivo claro; ganar el poder, a costa de lo que sea, al fin, como dijo Maquiavelo; “el fin justifica los medios”.

 

Y Para Usted También**Un total de cuatro mil elementos operativos de la Secretaría de Seguridad Pública, permanecerán de guardia y atentos para brindar seguridad y protección en los 17 municipios del estado en la jornada comicial de este primero de julio**Apoyados por los elementos de las 16 policías municipales, los elementos de la Policía Estatal Preventiva de la SSP se distribuirán en todo el estado para apoyar dentro de sus funciones a las autoridades electorales durante en el proceso electoral, así como a petición expresa de algún ciudadano**hasta mañana Dios mediante.