{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Como López Obrador desdeña la comunicación política, es posible que los poderes fácticos impongan 'su verdad', generar la sensación de que el gobierno de AMLO será autoritario

Manifiesto | José Chablé Ruíz

No teman al cambio

MANIFIESTO

Miércoles, 18 de Julio de 2018

La Real Academia Española define que el verbo cambiar es “dejar una cosa o situación para tomar otra”. Hartos de la corrupción, de la impunidad y de la pobreza, el pasado primero de julio, más de 30 millones de los 56 millones 508 mil ciudadanos que votaron en las 156 mil casillas instaladas en la elección presidencial, decidieron dar legitimidad popular a Morena para que cambie el estado de cosas negativas que PRI, PAN y PRD impusieron durante 91 años de gobierno en el país.

El discurso político que pregonó Andrés Manuel López Obrador durante dieciocho años, convenció a la mayoría de los mexicanos -que se debaten entre la muerte y la pérdida de su patrimonio que genera la inseguridad y la falta de alimentos, educación, vivienda y salud que provoca el desempleo- a optar por un cambio radical de sistema de gobierno.

Los anuncios de AMLO de lo que será la austeridad republicana, asusta al establishment y a la alta burocracia. Altera el sistema límbico de los doscientos mil empleados de confianza del gobierno federal y los dos mil 300 funcionarios de los entes y poderes autónomos que perderán su confort.

Estos, cobijados por el PRI, PAN, PRD, intentan deslegitimar a través de los poderes fácticos, las acciones de AMLO que buscan mejorar las condiciones de vida de 53 millones de mexicanos que viven en pobreza, 10 millones en extrema pobreza y de 62 millones que “tiene ingresos insuficientes para comprar la canasta de alimentos, bienes y servicios básicos”, según la Coneval.  

Como López Obrador desdeña la comunicación política, es posible que los poderes fácticos impongan “su verdad”, generar la sensación de que el gobierno de AMLO será autoritario. Por eso adelgaza la burocracia y reduce los salarios, centraliza toda la fuerza del Estado en la Secretaría de Seguridad Pública para que no haya oposición a sus políticas, controlará a gobernadores y el presupuesto federal con los 32 coordinadores estatales.

El pueblo tiene que acompañar a AMLO en el gobierno para evitar el fracaso.