{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

El abogado Paulo Díez Gargari, representante legal de la empresa Infraiber, continua haciendo señalamientos y acusaciones sin sustento, incluso ha mantenido una campaña de desprestigio contra OHL

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Las 'voces' de la anticorrupción

MANIFIESTO

Miércoles, 1 de Agosto de 2018

Luego de la elección presidencial, el PRI, el PAN y sobre todo el PRD, quedaron tan disminuidos políticamente, que la debilidad estructural, la falta de liderazgos y de cohesión en sus filas, generadas tras la derrota, que podría ser una buena noticia para la próxima clase gobernante, representa también una riesgosa debilidad en la necesaria representación plural del país.

Morena ganó con una amplia mayoría y tiene el indiscutible consenso social, pero necesita de algo que es inherente al poder, que es el contrapeso y la crítica política. No hay gobierno democrático sin oposición. Son como dos caras de la misma moneda.

El riesgo es que los qu ahora serán partidos de oposición, no entiendan su papel en la representación democrática del poder, ya sea porque se dedicarán a descalificar al gobierno de Morena, porque opten por defender sus privilegios o peor, porque dejen el espacio a organizaciones y personajes con intereses personales o de grupo.

Los vacíos se llenan. Y cuando los partidos están en shock, surgen grupos y personajes que lo único que quieren es jalar agua para su molino. Es el caso del abogado Paulo Diez Gargari, quien ha hecho fama con denuncias de corrupción, sin poder explicar cómo la empresa que representa, Infraiber, obtuvo en el Estado de México, un contrato valuado en 4 mil millones de pesos, a tan solo tres meses de su creación.

El gobierno de AMLO debe estar atento a este tipo de voces que se hacen pasar como críticos, que intentarán con escándalos mediáticos, --como lo han hecho con el gobierno de Peña Nieto-- doblegar a los nuevos funcionarios para que cedan a sus intereses.

Hay mucho farsante que ahora es paladín de la honestidad, sólo porque los corruptos ya no les dan contratos a sus empresas, como es el caso de Infraiber. Morena tiene que diferenciar entre la crítica genuina y lo que los periodistas llamamos “fuente interesada”, en este caso, grupos de interés, que desde ahora se preparan y van a querer torpedear la “Cuarta Transformación”.