{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Más tarde que temprano se sabrán los porqués o el porqué de la dimisión de Gustavo Rosario Torres

Para Usted | Mario Gómez y González

El corrido lo dirá

PARA USTED

Jueves, 2 de Agosto de 2018

La intempestiva salida de Gustavo Rosario Torres, de la Secretaría de Gobierno del estado de Tabasco (SEGOB), a cinco meses de que concluya la presente administración, en ningún momento, y eso debe quedar claro, representa alguna clase de repercusión “hacia afuera” de la institución y del propio gobierno; antes bien, dibuja un problema interno que, a estas alturas, tiene consigo serias dificultades para resolverlo.

En los corrillos políticos, sociales y económico de la capital tabasqueña, incluyendo desayunaderos, charlas de café y comentarios diversos de grupos, incluidas las benditas redes sociales, radio pasillo o radio bemba, hay coincidencias en torno a dos elementos que hicieran imperativa la decisión de Gustavo Rosario Torres, de renunciar al cargo de “número 2”, en el gobierno estatal o principal inquilino de la bien llamada “casita azul”, ubicada en la avenida Méndez, de esta ciudad capital.

Por una parte, el problema de la inseguridad pública que lejos de poder ser resuelto de manera definitiva, lo cual no es posible al responder a una dinámica nacional con serias repercusiones en Tabasco, dieron ciertos visos de pérdida de control, más no de ingobernabilidad, lo cual debe quedar bastante claro, ya que dentro de la estructura gubernamental y en su calidad de Secretario de Gobierno, Rosario Torres, era el jefe de este importante sector.

Por la otra, en todas partes se comentaba de enfrentamientos o desencuentros, entre el responsable de la política interna de Tabasco, precisamente con quien maneja los recursos y presupuestos, desde paseo de la Sierra; estas ópticas distintas y bastante marcadas, a juzgar por lo que se comenta, aceleraron de alguna forma la salida de Rosario Torres, del bunker de la avenida Méndez, al no contar con las herramientas y condiciones necesarias para desarrollar las amplias tareas de la Segob.

Definitivamente, a estas alturas de la conclusión de la presente administración resulta por demás complicado ajustar, en términos y condiciones “normales”, un cambio de mando en la Secretaria de Gobierno, ya que los tiempos que vienen traen consigo serias dificultades, principalmente en el aspecto del dinero y, donde, no solo Gustavo Rosario, se quejaba, sino que el resto de los Secretarios y funcionarios de primer nivel.

Insistimos, debe quedar lo sufrientemente claro que no hay problemas de ingobernabilidad en Tabasco, ya que uno de los, dijéramos, focos o agenda de riesgo, lo constituía el resultado del pasado proceso electoral, pero ya vimos que la fiesta cívica de la democracia, se desarrolló en santa paz, siendo que la participación ciudadana y los resultados no dieron “pase”, para que se presentaran bloqueos, enfrentamientos u otro tipo de presiones sociales de antemano conocidas. En Tabasco, pues, hay gobernabilidad.

Y mire usted que no se exagera al decir que la escases o falta de los recursos están castigando y vulnerando los cierres administrativos en las instancias estatales y municipales; fíjese usted amable lector, que el municipio, de los 17 que tiene el estado de Tabasco, que menos personal está despidiendo en estos momentos, contabiliza no menos de 70 a 80 personas, y eso que todavía faltan algunos meses para los cierres definitivos.

Por eso, el corrido lo dirá; más tarde que temprano se sabrán los porqués o el porqué de la dimisión de Gustavo Rosario Torres; un hombre que sabe al dedillo que para hacer política se necesita recursos; que ya no es con “salivita, dulcitos o lavadas de leque”, como se convence a la gente; que no se puede ir a la guerra sin fusil y que sin “parque”, no se pueden dar resultados. Todo lo anterior, aunque sus bien o mal querientes digan que Rosario Torres, se ha caracterizado por no terminar sus encomiendas asignadas y que más adelante, dirá “su veldá”.

 

Y Para Usted También**El Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP), es el organismo responsable de garantizar en el ámbito de su competencia el ejercicio de Acceso a la Información Pública y la Protección de Datos Personales, que es uno de los principios y bases que están establecidos en el artículo sexto de la Constitución Federal y en el Cuarto de la Constitución Local, como en diversos tratados internacionales y leyes generales en la materia**durante la sesión de apertura del segundo periodo de sesiones del 2018, su titular, Jesús Manuel Argáez de los Santos reconoció el trabajo de las Comisionadas del ITAIP, Teresa de Jesús Luna Pozada y Leida López Arrazate, y del personal de este instituto, refrendó la responsabilidad y el compromiso del órgano garante  para proteger y promover en el ámbito de su competencia el ejercicio del Derecho a la Información y la Protección de Datos Personales**adelante**hasta mañana Dios mediante