{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

A escasos meses del fin de la administración nuñista, no se ve un piso aterciopelado ante los reclamos ciudadanos y de los trabajadores del propio gobierno. La falta de planeación de Bertín Miranda se ha dejado ver, tras echar culpas al gobierno federal.

Manifiesto | José Chablé Ruíz

Agenda de riesgos dos

MANIFIESTO

Lunes, 1 de Octubre de 2018

Concluyó el noveno mes e iniciará el décimo mes de 2018 y se está a noventa días de que termine el sexenio del gobernador Arturo Núñez Jiménez, y no se vislumbra un final, ya no aterciopelado sino cuando menos estable, ante las continuas protestas de la burocracia estatal y municipal que reclaman pagos de diversas prestaciones laborales.

 

El 17 de septiembre pasado, el secretario de Administración, Bertín Miranda Villalobos, aseguró que el gobierno estatal tiene garantizado el pago de las respectivas quincenas y aguinaldo a 36 mil burócratas, que asciende a 4 mil millones de pesos.

 

Bertín Miranda, quien mantiene desde hace tres años graves diferencias por las nóminas con el secretario de Finanzas, Amet Ramos Troconis, elude su responsabilidad al intentar engañar que la insuficiencia presupuestal es un problema derivado del gobierno federal, cuando no es cierto. Tan solo en la Secretaría de Educación, Bertín no planeó la contratación del personal, y los líderes sindicales no trasladan sus protestas a la Secretaría de Finanzas porque Amet Ramos les entrega apoyos económicos.

 

Según cálculos de funcionarios de la Seplafin, el gobierno nuñista necesita 9 mil 500 millones de pesos para cerrar bien el ejercicio fiscal, y no los tiene. Así que en el transcurso de los próximos días y semanas habrá más protestas y se radicalizarán, como en las universidades y tecnológicos.

 

En el sector Transporte está en ebullición el problema del Transbus y en la Secretaría de Salud podría haber paro de labores, si Finanzas no paga 200 millones de pesos de homologación salarial a seis mil trabajadores en esta semana.

 

Lo grave por venir, es el escándalo en puerta por el homicidio del comunicador Juan Carlos Huerta Gutiérrez, debido a que la principal testigo del hecho, Lorena Martínez Velázquez, cuenta con la protección de la Secretaría de Gobernación y de la PGR para esclarecer el caso, al revelar el nombre del alto funcionario que es socio de la estación de radio a través de dos prestanombres.