{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Durante las últimas horas los tabasqueños nos hemos enterado con agrado y con muchas esperanzas, que el gobierno federal autorizó una ampliación presupuestal superior a los 2 mil millones de pesos para poder enfrentar los retos, dificultades y compromisos para el presente año

Para Usted | Mario Gómez y González

Replantear y rediseñar modelo económico

PARA USTED

Jueves, 14 de Marzo de 2019

Tabasco necesita ya de manera urgente e imperativa, el replanteamiento y rediseño del actual modelo económico, mismo que, de acuerdo a fuentes consultadas por este escribidor, ya no da para más, porque de lo contrario, nos quedaríamos sin viabilidad económica, para el futuro inmediato y a corto, mediano y largo plazo.

Ante el inminente tercer boom petrolero de su historia, mismo que se dará en sus aguas someras, nuestra entidad y sus autoridades tienen ante sí la última gran oportunidad de, en serio, detener el proceso de caía libre que tiene Tabasco en todos los rubros económicos (y que impactan directamente en lo social y en lo político), al contar con el apoyo presidencial directo y preferente de Andrés Manuel López Obrador.

Para ello, la planeación deberá estar y volver a ser, el eje central de toda la actividad productiva, a fin de que, como mínimo y en lo inmediato, volver a estructurar el mapa económico de Tabasco de la década de los 80, en donde éramos los primeros lugares nacionales en muchos rubros sociales y, por supuesto, económicos.

Por lo pronto, retomar los esquemas básicos que se pusieron en marcha y fueron una constante de toda la actividad económica y productiva de la entidad y que consistían en realizar el diagnóstico correcto; seguidamente los trabajos de la planeación y finalmente, la organización para el trabajo articulado que lleva a elevar la producción y la productividad, generando el bienestar para todos y el desarrollo sostenido para la entidad.

El Estado como tal, no solo deberá ser el conductor, sino el inductor de todo el proceso de desarrollo, pero ya no teniendo como eje central a la actividad petrolera que, sin duda alguna, modificó todo el antiguo modelo de desarrollo basado en las potencialidades de nuestros sectores primarios, tales como la agricultura, la pesca, el turismo, la agroindustria, la ganadería, entre otros.

En este sentido, debemos dejar el esquema del gobierno con abundancia, pero sin planeación, sepultando de una vez y para siempre, el esquema que, durante el gobierno de Roberto Madrazo, Ángel “lico” Buendía Tirado, le vendió al Ejecutivo en turno, en el sentido de que Tabasco fuera un centro regional del comercio y los servicios, descuidando u olvidándose del sector primario.

Tabasco pues, necesita de una cirugía mayor porque su cuerpo social está enfermo; nuestra entidad es un estado quebrado en términos financieros y también productivamente hablando, por lo que el esquema hay que modificarlo, a fin de que la actividad productiva, sea una nueva constante en la agenda del desarrollo estatal.

Durante las últimas horas los tabasqueños nos hemos enterado con agrado y con muchas esperanzas, que el gobierno federal autorizó una ampliación presupuestal superior a los 2 mil millones de pesos para poder enfrentar los retos, dificultades y compromisos para el presente año: debido a ello, el Congreso del estado realizó una reorientación del presupuesto, lo cual permitirá abastecer de más recursos económicos, a las tareas de educación, salud y de seguridad pública.

Esta redirección del dinero, abarcará a los órganos autónomos y a los municipios, mismos que deberán de trabajar intensamente en el rediseño de sus políticas de generación de recursos propios, reduciendo sus gastos y sujetándose a una verdadera austeridad.

En nuestra entrega pasada, señalamos que del total del presupuesto que anualmente se gasta el gobierno de Tabasco, apenas un 5 por ciento se destina al gasto de inversión; sin embargo, el resto, el 95 por ciento, “se le va” en gasto corriente, que no es otra cosa que el pago salarial de cientos o miles de burócratas que no te producen, pero ni un tomate. 

Es imposible pues que haya desarrollo estatal cuando la mayor parte del presupuesto se destina al pago de la burocracia que, la verdad de las cosas, no está comprometida y es acomodaticia periodo tras periodo; por eso, lo que se viene escuchando de una profilaxis o limpieza en las nóminas burocráticas, no deja de ser tema de interés.

El desarrollo estatal cada vez se atrasa más o se estanca más, pero las nóminas de burócratas se incrementan año con año, no sabiéndose la calidad y la productividad de cada uno de estos señores burócratas, tanto es su mención de base o de confianza; sobre todo el de estos últimos, el personal de confianza, mismo que ya está bastante amafiado y no van a rendir más; vaya, ya no van a dar más de sí, pues se cumple lo de que “chango viejo, no aprende maroma nueva”.

El principal problema que enfrentan las tareas de impulso al desarrollo de Tabasco es su excesiva burocracia estatal; más aún y precisando, las nóminas oficiales están repletas de este personal de confianza que superan en número al personal sindicalizado, que en su gran mayoría lo integran las secretarias, telefonistas, intendentes, vigilantes y auxiliares generales que realizan actividades que no les demandan preparación académica de buen nivel.

 

Y Para Usted También**Así las cosas, es conveniente no perder de vista las recientes declaraciones de la titular de la secretaría de Desarrollo Económico y la Competitividad, Mayra Jacobo Priego, quien reconoció que en Tabasco, “hay empleo”, pero que es cuestión de actitud, ya que a las personas le gusta o está acostumbrada a ser burócratas para estar sentados detrás de un escritorio, por lo que la funcionaria  llamó a la gente a ser emprendedores**debemos comenzar a emprender, dijo, al tiempo de confirmar que su dependencia implementará programas para apoyar a las micro empresas; esto es, apoyo a los emprendedores que quieran iniciar su propio negocio o empresa, y que con ello se generen nuevas y mejores fuentes de trabajo**hasta mañana Dios mediante.