{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

1. Jorge Aguirre Carbajal 2. Adán Augusto López Hernández 3. Andrés Manuel López Obrador

Carta Abierta | Jorge Nuñez

¿Hasta cuándo, secretario?

CARTA ABIERTA

Martes, 23 de Abril de 2019

El país no terminaba de reponerse de la masacre en Minatitlán cuando en Comalcalco se registró el ataque de un grupo armado, dejando a dos mujeres asesinadas y a un bebé grave; mientras, un acompañante de doce años salvó la vida de milagro.

Hasta el día siguiente, por medio de un tuit, el gobernador lamentó los hechos y dijo que las autoridades municipales, estatales y federales trabajan en coordinación para detener a los asesinos. Adán Augusto dejó a la Fiscalía General la tarea de dar los avances en la indagatoria.

Por desgracia no fue todo. El lunes, en Huimanguillo, fue encontrado el cadáver de una mujer con varias puñaladas, mientras en la ranchería González, de Centro, un motociclista fue baleado a quemarropa.

¿Qué decir ante esta ola de violencia que sufre Tabasco y el resto del país? ¿Cómo evaluar a los responsables de evitar que el crimen siga ganándole terreno a las autoridades?

No basta, por supuesto, con el bendito “consuelo” de saber que esta ola de violencia no es privativa de Tabasco. O que “sólo” se trata de luchas entre grupos delictivos antagónicos.

Ese discurso se ha agotado. Los tabasqueños así lo entienden. Parece haber llegado la hora de que cada cual asuma su cuota de obligación, como es el caso del director de la Policía Estatal, Jorge Aguirre Carbajal.

De acuerdo a las cifras oficiales, en este primer cuatrimestre del año se ha superado la cifra de asesinatos en toda la historia del estado. Es un dato duro.

Hasta ahora, Aguirre se ha mantenido en el cargo. De una forma u otra, Adán entiende la necesidad de darle más tiempo; esos famosos seis meses (de los cuales ya han pasado cuatro). Pero la paciencia de los tabasqueños comienza a agotarse.

Mal, muy mal por los opositores que buscan lucrar políticamente con el alza en la violencia, especialmente el PRI y el PRD. En sus respectivos Gobiernos creció el delito y ninguno de ellos fue capaz de pararlo. Pero también muy mal si se sigue con el mensaje de que esta es una herencia de esas administraciones.

Ha llegado la hora de que el titular de Seguridad Pública se haga responsable de sus acciones. De nada sirve continuar endosando la violencia al pasado. Es momento de tomar las acciones en el presente.

La mala noticia para los ciudadanos es que Aguirre no parece la persona idónea para dar ese vuelco tan esperado. La sangre de los tabasqueños sigue corriendo. No es nada personal por parte los críticos. Los números hablan por sí solos.

: DOLOROSO

Nadie, en su sano juicio, desea que al presidente Obrador le vaya mal. Mucho menos los tabasqueños, sus paisanos.

Sin embargo, los tentáculos del antiguo poder siguen moviéndose.

El país sufre ese doloroso parto que acompaña a todo cambio de régimen. Ya se sabía que iba a ser muy complicado erradicar viejas inercias. Que nadie se sorprenda.

Los mexicanos de bien quieren lo mejor para el país, que Andrés Manuel aterrice un buen Gobierno. Por ahora no queda más que esperar el beneficio de ese cambio prometido,

La 4T vive uno de sus momentos decisivos. Y esto se refleja en la prensa nacional y en las redes sociales.