{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

El alcalde de Centro, Evaristo Hernández Cruz dio a conocer que no se venderá el terreno de la sede actual del Palacio Municipal y no se privatizará el servicio de agua potable.

Para Usted | Mario Gómez y González

Marcha atrás

PARA USTED

Martes, 28 de Mayo de 2019

El Gobierno municipal de Centro que encabeza Evaristo Hernández Cruz, tuvo que salir a dar marcha atrás con dos de sus medidas. Ante la presión política y social, la autoridad municipal de Villahermosa, debió recular en su intensión de vender y cambiar de sede del ayuntamiento (Palacio Municipal) a Altozano, y el de privatizar los servicios de suministro del agua potable. Para algunos conocedores del fenómeno político de la entidad, especialmente en lo que tiene que ver a la ciudad de Villahermosa, como corazón político de Tabasco, el reculamiento en ambas decisiones que parecían inamovibles, pueden significar para la sociedad, altamente politizada como la tabasqueña, dos lecturas que llaman poderosísimamente la atención:

 

Por un lado, puede ser una irresponsabilidad absoluta, de no planificar las cosas, no haberlas tenido estudiadas y tener que implementar un sistema de prueba y error. Y por el otro lado sería decir, “qué correcto esto de corregir el error y planificar sobre la marcha”, y, por otra parte, dar imagen de prudencia y de apertura con el pueblo, pese a que los opositores de Evaristo, deben tomar la primera postura y los oficialistas la segunda.

 

Hacerse cargo de la responsabilidad, dicen los “contras” al Evaristismo, y estar experimentando, definitivamente está mal. Hay que estudiar los problemas, estudiar sus contras, considerar las reacciones y los efectos que va a tener cada decisión y actuar en función de eso. No se puede experimentar con miles de centrences, porque en el medio suburbano y rural, la gente sufre; además de que el ayuntamiento y sus autoridades pierden apoyo de la gente ante la inseguridad en las decisiones.

 

De todos modos, es fácil de imaginar que si se perjudica a la gente es mejor dar marcha atrás que persistir con el error. El problema, de acuerdo a expertos en comunicación que analizaron en conocido café de esta capital, no radica en las medidas que toma, sino en cómo comunican a la gente sobre las decisiones tomadas. Ahora el reto será en como comunicarlo a la población; como “bajarlo” a la gente, para que lo entienda, comprenda y asimile, sin dejar de creer en su autoridad municipal. La forma en la que se comunica o comunicará algo hace que la reacción de la gente ante un mismo hecho sea distinta.

 

Damos acuse a una misiva que, a través del correo electrónico nos hizo llegar un lector, misma que nos indica lo siguiente: No pasa un día sin que el protagonismo y las ocurrencias del alcalde de Centro Evaristo Hernández Cruz, sirvan para burla y entretenimiento de un pueblo que está hambriento de obras y actos políticos que traigan tranquilidad y armonía a los Villahermosinos.

 

Desde que tomó el mando por segunda ocasión del municipio más habitado de Tabasco, dejó entrever que sus intenciones no era muy buenas que digamos y empezó con sus alucines y derrapadas, dejando asombrados a propios y a extraños. Nunca a perdido oportunidad de ganarse una buena lana y tampoco la desaprovecha cuando la vida le otorga los turnos; eso sí, salió más bueno que “sapolin” René Domínguez, para el billete; en vez del dragón, deberían apodarlo el rey midas, todo lo quiere volver oro.

 

Primero fue lo del teleférico; le siguió lo de la ciclopista y los cambios de las jardineras en los paseos Tabasco y Usumacinta, pareciera que cada vez que abre la boca la riega o como dicen los chavos la defeca gacho. Muy prepotentemente se llena la boca al decir que él puede hacer lo que quiera porque es el presidente municipal; se recuerda la confrontación con los ciudadanos que se atreven a increparlo. No conoce la humildad, la tolerancia y mucho menos la diplomacia; el poder lo ha transformado. Según él saco 240 mil votos en su elección, pero se olvida que fue por el efecto AMLO, porque en el intento anterior cuando pierde con Gerardo Gaudiano, no llegó ni a 80 mil votos.

 

La verdad que a MORENA no le favorece de ninguna manera la estancia de Evaristo Hernández en el Palacio municipal de Centro, ya que cada acción o declaración del edil, hace lamentarse a la ciudadanía el haber votado 6 de 6 en la localidad máxime que ahora se le ocurrió querer privatizar el suministro de agua e incrementar en costo por metro cúbico, como si el líquido preciado pasara todo los análisis y normas para ser considerado como potable y apto para consumo humano.

 

Aunque en el paroxismo puede que no tarde en declarar que al agua entubada de Villahermosa sólo le hace falta agregarle azúcar para ser considerada como choco avena, lamentablemente tendremos que aguantar su presencia hasta el año 2021 o a menos que quiera repetir como alcalde, total que ya la ley se los permite.

 

Y ahora como colofón de estos primeros meses de su mandato, quiere trasladar la sede del recinto municipal a las afueras de la ciudad a una zona que según dicen el espacio se lo obsequiaron, pero la finalidad del donante es que le urbanicen toda la zona, porque las cuatro hectáreas que obsequio no significarían nada, cuando se doten de todos los servicios y la propiedad de 300 hectáreas que poseen elevaría al mil por ciento su valor comercial.

 

Pareciera que las finas intenciones del licenciado Evaristo Hernández Cruz es devolverle en las próximas elecciones el poder al partido revolucionario institucional, porque la ciudadanía así lo siente y se sienten decepcionados y traicionados por Morena. Fin de la carta****usted, tiene la última palabra**hasta mañana Dios mediante.