{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

1. Agustín Silva Vidal 2. Roberto Romero del Valle 3. Gerardo Gaudiano Rovirosa

Carta Abierta | Jorge Nuñez

¿Hace mal Silva en dialogar con Morena?

CARTA ABIERTA

Martes, 25 de Junio de 2019

La lucha partidista continúa en el PRD sin que los líderes antagónicos internos, Juan Manuel Fócil Pérez y Agustín Silva Vidal, hayan pactado una tregua para emerger del naufragio electoral de hace un año.

En cosa de horas, el exdirigente perredista Roberto Romero del Valle, ligado a Gerardo Gaudiano y Juan Manuel, volvió a encender la mecha al exigir la cabeza de Agustín, el dirigente de la corriente Nueva Izquierda, NI.

Roberto lo acusó, palabras más palabras menos, de ser un empleado del gobernador Adán Augusto y de haber puesto al PRD en manos de Morena.

El diputado local, que jamás ha negado su cercanísima relación con el exgobernador Arturo Núñez, respondió el golpe. Señaló a su acusador de haber mal utilizado las finanzas del partido, y de ser un peón de Gaudiano y de Fócil. También lo culpó de buscar el fracaso del Sol Azteca y del Gobierno de Tabasco. 

La pregunta que queda en el aire es: ¿qué tan reprobable es que el PRD pueda establecer una relación institucional con un Gobierno de otro partido?

Adán ha invitado a Silva a estar presente en algunos eventos públicos. El exsecretario de Transportes ha asistido en su carácter de representante popular y, desde luego, como coordinador de la bancada perredista.

Silva, que a su vez apoya al presidente estatal Darvin González Ballina, ha explicado varias veces las razones de su diálogo con Morena.

Es su opinión, es importante abrir una vía de diálogo con el Gobierno en los asuntos de Estado. Ha dicho que el PRD no tiene por qué estar en contra del interés general de los tabasqueños. Y que tampoco va a convertirse en un obstáculo para el avance de Tabasco.

Esto, sin embargo, ha despertado los recelos de la corriente opositora interna Alternativa Democrática Nacional, ADN, encabezada por Fócil y Gaudiano. Han acusado a Silva de haberse postrado ante el Gobierno de Morena.

Este enfrentamiento descarnado ha dejado un partido a la deriva, sin puerto a la vista y casi desahuciado. La posibilidad de que los adversarios internos accedan a normalizar la relación institucional en el PRD es casi nula.

La realidad es que todo apunta a que Silva busca seguir una tarea institucional como líder de la fracción perredista en el Congreso tabasqueño. Quiere seguir manteniendo comunicación con Adán Augusto. Y su actitud cuenta con el respaldo de Darvin González.

Por el contrario, la dupla Fócil–Gaudiano ha dado varias muestras claras de no querer dialogar con Adán Augusto. En su óptica, el PRD no tiene porqué conciliar con Morena.

Estas son las dos visiones opuestas de un PRD que sigue sin lograr la reconciliación interna.

Lo más preocupante es que el líder nacional del Sol Azteca, Ángel Ávila Romero, no ha mostrado interés alguno en resolver estas diferencias.

Una visita suya a Villahermosa es muy necesaria a fin de terminar con estas pugnas; pugnas que tienen muy confundida a la militancia.