{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

La diplomática estadunidense acusó al Gobierno de usar la violencia, de una represión masiva y, en definitiva, de mostrar su verdadera cara como una dictadura.

Insiste EU en que Venezuela es un 'narcoestado'

Gobierno estadunidense acusó a Caracas de ser una amenaza para el mundo durante una reunión en la ONU, a la que no asistieron Rusia y China en un gesto de respaldo al Gobierno de Maduro

ExcelsiorMartes, 14 de Noviembre de 2017

Estados Unidos aseguró este lunes en las Naciones Unidas que Venezuela es cada vez más un "narcoestado violento" que supone una amenaza para la región y para todo el mundo.

Así lo señaló la embajadora estadunidense ante la ONU, Nikki Haley, en una reunión informal del Consejo de Seguridad sobre la crisis venezolana impulsada por su país.

“Venezuela es un narcoestado cada vez más violento que amenaza a la región, el hemisferio y el mundo", expresó la diplomática.

Asimismo, Haley criticó que varios miembros del Consejo optasen por no participar en el encuentro y lo atribuyó a una supuesta presión del Gobierno venezolano para que lo hicieran, refiriéndose a Rusia, China y Bolivia.

Según la diplomática, el hecho de que el Ejecutivo de Nicolás Maduro haya buscado limitar la participación en la cita es muestra de que es culpable de los problemas que se aprecian en el país.

Haley denunció que el país caribeño vive una de las situaciones más trágicas del mundo, pero subrayó que la crisis es más que una tragedia humana y plantea una amenaza directa a la paz y seguridad internacional.

La diplomática estadunidense acusó al Gobierno de usar la violencia, de una represión masiva y, en definitiva, de mostrar su verdadera cara como una dictadura.

“Les estamos observando. No nos engañan", dijo Haley a las autoridades de Caracas, antes de dirigirse al pueblo venezolano para pedirle que no pierdan la esperanza.

En la reunión, los miembros del Consejo escucharon varios testimonios sobre la situación en Venezuela, incluido el del coordinador internacional de la ONG Foro Penal, Julio Henríquez, que denunció el incremento dramático en el número de presos políticos y el uso de la fuerza contra manifestantes.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Hussein, calificó de grave la situación y recordó que su oficina ha documentado abusos serios por parte de las autoridades durante las protestas de este año.

“Si no se toman pasos para hacer frente a las serias violaciones de los derechos humanos en Venezuela, estoy muy preocupado por el negativo efecto desestabilizador que puede tener en el conjunto de la región", expresó Zeid.

El más duro fue el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien pidió medidas contra el Ejecutivo venezolano y se refirió a él como una dictadura y como un esquema criminal con vínculos con el narcotráfico.

“La muerte, la pobreza y el sufrimiento son responsabilidad directa de este Gobierno, de su ineficiencia, de sus actividades criminales y de su corrupción", recalcó.

Mientras se desarrollaba la cita, a apenas unos metros de allí, el embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, acusó EU de tratar de imponer su agenda política en el Consejo de Seguridad y de llevar a cabo una acción injerencista contra su país.

“Estados Unidos trata el Consejo para elevar temas bilaterales con nuestro país en instancias multilaterales", insistió.

“No aceptamos injerencias ni tutelajes de ningún tipo", afirmó el diplomático venezolano.

Ramírez compareció arropado por los embajadores de Rusia, China y Bolivia, que junto a Egipto decidieron no participar en la reunión impulsada por EU.