{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

El lanzamiento del proyecto está planeado para 2034, mismo que podrá detectar un par de señales múltiples de un mes o incluso años

Agencia Espacial Europea crea lugar más silencioso del espacio

Los resultados arrojaron que el proyecto concluido en 2017, se desempeñó mejor en la primer semana de operaciones, además, superó algunos requisitos para su sucesor

NotimexLunes, 12 de Febrero de 2018

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) logró crear el lugar más silencioso del espacio, a fin de detectar en un futuro las ondas gravitacionales de eventos de alta energía en el espacio.

Las ondas gravitatorias son ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo que viajan desde la fuente. Sin embargo, para crear una onda visible, se necesita la interacción entre objetos que buscan atención con una gran gravedad.

Como la colisión de dos agujeros negros, la explosión de una estrella moribunda, la danza de dos estrellas de neutrones súper densas que giran de forma salvaje una alrededor de la otra.

De acuerdo con la ESA, el primer paso para su detección es reducir todos los ruidos externos, luego observar el efecto de estirar y apretar minuto por el cambio que inducen al espacio, que se puede medir, por ejemplo, mediante el uso de un rayo láser.

Esto es, si el espacio entre dos puntos se estira, el rayo láser tarda más en pasar de un lugar a otro. Por el contrario, si se comprime, el haz alcanza el segundo sitio un poco más rápido.

Dicho concepto ha sido probado en la Tierra con el Observatorio de Ondas Gravitacionales del Interferómetro Láser (LIGO, por sus siglas en inglés) y el observatorio Virgo, indicó la ESA en su página de Internet.

Con el objetivo de comprobar el concepto básico de tal misión, la ESA y sus socios elaboraron LISA Pathfinder, la cual demostró que las fuentes ofensivas de “ruido” internas y externas podrían eliminarse para proporcionar el entorno silencioso que se necesita en la detección de ondas gravitacionales.

Los resultados arrojaron que el proyecto concluido en 2017, se desempeñó mejor en la primer semana de operaciones, además, superó algunos requisitos para su sucesor.

El heredero de la misión lleva por nombre LISA, una flota de tres satélites que creará una formación triangular separada por 2.5 millones de kilómetros, conectada por rayos láser, la cual seguirá a la Tierra en órbita alrededor del Sol.

El lanzamiento del proyecto está planeado para 2034, mismo que podrá detectar un par de señales múltiples de un mes o incluso años.

Así mismo, será sensible a los primeros signos de una fusión súper masiva de agujeros negros, semanas antes de que haya colisionado por completo, esto alertará a otros observatorios terrestres o espaciales a que sintonicen el objeto en un rango de longitudes de onda complementarias.

La misión también descubrirá otras fuentes exóticas de ondas gravitacionales desconocidas hasta ahora.