{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

Existe la posibilidad de que un anticonceptivo oral masculino, reversible y libre de hormonas, esté en el mercado en un lapso de 5 a 10 años

Desarrollan anticonceptivo oral para hombres en Australia

Investigadores de la Universidad Monash, en Australia, están desarrollando una sustancia que bloquea el paso de espermatozoides durante la eyaculación.

MilenioSábado, 17 de Marzo de 2018

La idea de un anticonceptivo oral para hombres puede pronto ser una realidad: en un comunicado, la Universidad Monash (Australia) informó que sus científicos están muy cerca de lograr un medicamento que bloqueará la salida de espermatozoides durante la eyaculación.

Dicho “anticonceptivo para hombres” no tendría hormonas y, además, como efecto secundario podría incrementar el apetito sexual, según el doctor Sab Ventura, líder del proyecto.

Según Ventura, el principal problema de los anticonceptivos masculinos anteriores era que interferían con las hormonas masculinas naturales y tenían efectos secundarios a largo plazo en la fertilidad y líbido del paciente, y en defectos congénitos de su descendencia.

El nuevo anticonceptivo se basaría en la acción simultánea de dos proteínas, el α1A-adrenoceptor y el P2X1-purinoceptor, que impiden el transporte mecánico de los espermatozoides. En otras palabras, "el esperma está ahí, pero el músculo no recibe la instrucción de moverlo".

El proyecto ha recibido financiamiento de la Iniciativa para la Anticoncepción Masculina —Male Contraceptive Initiative—, pero aún esperan nuevos fondos para acelerar el paso a la siguiente fase.

Según el doctor Ventura, líder del proyecto de investigación, si la siguiente etapa de desarrollo es exitosa, las pruebas en pacientes podrían empezar rápidamente. "Con esta aproximación sin hormonas, los espermatozoides no se ven afectados, de modo que el método anticonceptivo es totalmente reversible en cuanto se suspende la toma del medicamento", aclara.

Así pues, existe la posibilidad de que un anticonceptivo oral masculino, reversible y libre de hormonas, esté en el mercado en un lapso de 5 a 10 años.