{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

A nivel mundial, la hepatitis C afecta a más de 170 millones de personas y cada año hay cuatro nuevos millones de casos

Abbvie refuerza su combate a la hepatitis C en México

La farmacéutica estadounidense traerá nuevas terapias para combatir a esta enfermedad

Redacción / El IndependienteLunes, 9 de Abril de 2018

El laboratorio estadounidense Abbvie combate el virus de la hepatitis C con terapias disponibles en el sector salud en México y a nivel privado. Próximamente lanzará más medicamentos que combaten los genotipos 1 y 6 de la enfermedad, que se transmite por contacto directo con sangre infectada.

Las terapias para hepatitis C de Abbvie representan el tercer lugar en ventas de la farmacéutica, que en el mundo fueron de 28,216 millones de dólares (mdd) en 2017, solo por debajo de Humira —terapia para enfermedades autoinmunes— que aportó 65% de los ingresos totales y de Imbruvica.

Durante el año pasado, el laboratorio destinó 2,090 mdd a inversiones en todas sus áreas terapéuticas, un incremento de 17.2% con respecto a 2016.

A nivel mundial, la hepatitis C afecta a más de 170 millones de personas y cada año hay cuatro nuevos millones de casos. La gravedad de la enfermedad radica en que las personas infectadas no presentan síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada y ya ha dañado el hígado de forma severa.

“Los tratamientos son muy eficaces y prácticamente curan la hepatitis C, pero el tema es el hígado que se ha estropeado. Para eso se necesita un tratamiento crónico que depende del deterioro hepático. Tiene otros síntomas, como complicaciones esofágicas, o si requiere un trasplante de hígado, estamos hablando de cifras que sobrepasan el millón de pesos”, señaló José Luis Cañadas, director médico de Abbvie en México.

Esta enfermedad es silenciosa y el retraso en el tratamiento puede ocasionar que se desarrolle cirrosis hepática, la tercera causa de mortalidad en hombres y la séptima para la población femenina, aunque su detección temprana lleva a su cura, señaló Mauricio Castillo, médico hepatólogo integrante del Consejo Mexicano de Gastroenterología (CMG).

Las personas en riesgo de tener hepatitis C sin saberlo son aquellas que hayan recibido una transfusión sanguínea o de sus derivados (plaquetas, plasma), o que se sometieron a operaciones antes de 1994, o que usan drogas inyectadas, perforaciones o tatuajes, además de por relaciones sexuales con alguien que tenga el virus.

“El costo de tratamiento es alto por el volumen de gente afectada, en México puede haber hasta un millón de personas con el virus de la hepatitis C, y 700,000 lo tienen y no lo saben. Eso sí es una bomba de relojería, porque esas personas van a requerir cuidado sanitarios a nivel privado o público, y ahí es donde está la carga de la enfermedad. 25% estas personas pueden acabar con una fibrosis hepática que los lleve a un trasplante de hígado o un cáncer de hígado que los lleve a la muerte. Ese es el costo real que representa esta enfermedad para la economía de la salud en México”, dijo Cañadas.