{{visita.numeros | number}} visitas recibidas desde el 22 de Marzo de 2010

La reforma considera que los tatuajes y las perforaciones son ya algo actual o moderno, además de ser una costumbre milenaria que está llena de significados religiosos, culturales, mágicos, a lo que hoy en día la popularidad de los tatuajes y perforaciones ha ido en aumento.

Prohíben discriminación laboral contra tatuados en Hidalgo

El Congreso de Hidalgo aprobó el dictamen de ley contra la discriminación laboral de personas que cuenten con tatuajes o perforaciones corporales

ExcelsiorJueves, 23 de Mayo de 2019

Por unanimidad, la LXIV Legislatura del Congreso de Hidalgo aprobó con 25 votos a favor, el dictamen de ley contra la discriminación laboral de personas que cuenten con tatuajes o perforaciones corporales.

Durante la lectura del dictamen, el vocal de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Crisóforo Rodríguez Villegas, informó que la ley en vigor señala que para el estado de Hidalgo la discriminación es toda conducta activa u omisiva que en forma de preferencia, distinción, exclusión, repudio, desprecio, rechazo o restricción, dirigida a una persona o grupo, basada en su origen o identidad indígena o nacional, sexo o género.

“La discriminación es también cuando el rechazo es por la edad, discapacidad, condición social o económica, condición de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencia sexual, estado civil, identidad política, apariencia física, y forma de vestir”, señaló.

La reforma considera que los tatuajes y las perforaciones son ya algo actual o moderno, además de ser una costumbre milenaria que está llena de significados religiosos, culturales, mágicos, a lo que hoy en día la popularidad de los tatuajes y perforaciones ha ido en aumento.

También señala que datos de la Secretaría de Salud revelan que “a nivel nacional, cada año se tatúan más de 30 mil jóvenes; lo que antes se consideraba tabú, ahora es visible en cualquier localidad, en términos globales se estima que, en México una de cada 10 personas tiene al menos un tatuaje y en general, la cifra total de quienes han decidido marcar su cuerpo, podría llegar a 12 millones de personas”.

Lo grave del caso, añadió el legislador, es cuando a los tatuajes se les vincula con enfermedades transmisibles por contacto sexual, lo cual ha generado un clima de rechazo social, principalmente en el entorno laboral. 

 

Información tomada de el periódico: Excelsior